CON UNA LESIÓN A CUESTAS

0
1056
Disyunción acromio clavicular en grado 5 hombro derecho

Hace ya poco más de un mes tuve una caída fuerte un bicicleta, haciendo Down Hill en un famoso circuito llamado “Parvarazo”. Se trata de bajar desde el centro de sky La Parva hasta la Curva 1 de farellones al sector llamado Corral Quemado, desde los 2.880 metros hasta 1.280 aprox. Esta es una clásica bajada de los “riders”, por un circuito de arriero con pendientes y obstáculos variados.

Es un circuito largo y duro (aunque suene feo) y algunos tramos de fuerte pendientes, piedras sueltas y terreno suelto. A poco de finalizar el primer tramo, tratando de “limpiar” la ruta más dura de la bajada, sufrí una fuerte caída que me hizo darme una voltereta con bicicleta incluida. A pesar de todo el equipo para protegerme de “aterrizajes forzosos”, el resultado fue lapidario: “disyunción acromio clavicular en grado 5 del hombro derecho”. En términos simples, la principal articulación de la clavícula reventó y se cortaron los ligamentos (ver foto). Resultado, en urgencia en la clínica y con operación incluida.

Ahí me cambió la cara, y no por la caída sino la expresión de desesperanza y frustración, con una expedición ad portas y una lesión que tarda al menos 4 meses en la recuperación.

Y como dicen por ahí, a lo hecho pecho, así que ahora me entretengo intentando compatibilizar esta lesión que ya me tuvo 1 mes con hombro inmovilizado (y el consiguiente atrofiamiento de todos los músculos del brazo y hombro) y el resto del tiempo con movilidad parcial, con el estricto y riguroso entrenamiento que merece un ocho mil como el Cho Oyu (8.201 metros).

Esto es, no trote, no nado, no montaña ni trekking hasta al menos 1 a 2 meses más, y ni hablar de cargar mochilas hasta abril. ¿Y el entrenamiento?. Ahí estoy, por ahora dándole full a la Kinesiterapia para recuperar músculos y movimientos perdidos, y haciendo en gimnasio todo lo que no requiera uso ni fuerza de hombros, brazos, pectorales, hasta que la recuperación me lo permita. O sea piernas y ejercicios cardiovasculares como caminata en pendiente y bicicleta estática “con respaldo”. Y por supuesto, nada de outdoors, al menos hasta mediados de febrero.

Bueno, viendo el lado bueno de las cosas, la recuperación debe estar completa para cuando esté tomando el avión a Nepal. Y bueno, pudo ser peor…