A CAMBIAR EL MUNDO

0
644

Si hay algo que debemos enseñar a las futuras generaciones es a cambiar el mundo, partiendo con su forma de pensar. Así no más, sin vaselina como decía mi abuelita. Sí, es una quimera que cuesta harto menos decir que hacer, pero si entendemos que nuestras generaciones han venido cavando su propia tumba dado el enorme impacto que causamos en el planeta con la sociedad hiper industrializada en la cual estamos inmersos (y ahogándonos) y que alimentamos a diario, entonces tenemos que entender que cosas como por ejemplo el cambio climático y el efecto invernadero son mucho más una realidad que un pronóstico de científicos o ambientalistas.

Cada día que veo las noticias me convenzo que el mayor pecado del hombre ha sido la ambición. Este pecado capital creo nos ha llevado a querer hacer más y más, crecer más y más y en la pasada devastar lo más sagrado que tenemos: nuestro planeta – hogar. Una vorágine en la cual todos estamos inmersos por lo que nos hace con responsables o al menos cómplices (algo así como La Matrix) y que los hombres y mujeres del futuro tendrán que cambiar.

Distintos expositores como esta escritora enseñando a los jóvenes el arte de soñar
Distintos expositores como esta escritora enseñando a los jóvenes el arte de soñar

Ojo que esto no es una consigna ambientalista ni me estoy colgando de una frase de moda. No es necesariamente un Patagonia sin represas ni un No a Alto Maipo ni Barrancones. Sencillamente nuestro granito de arena será enseñar a nuestros hijos el valor de la madre tierra y del equilibrio sagrado de todas las criaturas de la creación con la naturaleza. A partir de esto enseñarles el valor de la sustentabilidad, a desarrollar nuevas ideas que nos ayuden a cambiar el orden de las cosas poniendo la ecología ambiental y económica como primer punto de la tabla. Algo que nuestros antepasados amerindios sabían muy bien hasta ser exterminados por la misma cultura que terminó creando nuestros pueblos.

Toda esta arenga ambientalista solo para contarles el pequeño granito de arena sembrado por el suscrito realizando una pequeña charla a niños para la Fundación YO PUEDO, donde se empodera a los peques con algo tan simple como impulsar el cambio y trasformar su entorno. Bajo la consigna SIENTE – IMAGINA – HAZ – COMPARTE y con un énfasis en el concepto de Innovación se les prepara a quienes en un futuro no tan lejano tendrán que hacerse cargo de la media embarradita que les estamos legando.

Bueno, por algo se parte. Nunca debemos subestimar cualquier esfuerzo que cambie el sentido de las cosas hacia nuestro propio bien como especie, por pequeño o revolucionario que parezca.

Algunos invitados al evento como este joven que vino directo de Taiwán a mostrar su performance del Cirque du Soleil
Algunos invitados al evento como este joven que vino directo de Taiwán a mostrar su performance del Cirque du Soleil

Eso sería, disfruten esta primavera maravillosa, salgan, paseen, respiren, echarse bloqueador solar y tomar mucho líquido. Llévense la basura con ustedes. Piensen que si no cuidamos ni valoramos nuestro entorno hoy unas cuántas generaciones más adelante quizás no alcancen ni a conocerlo.

Un abrazo

Rodrigo Echeverría B.

Nota: Al cierre de este blog me enteré de la triste noticia del deceso de Douglas Tompkins. Y justo yo hablando de ambientalismo.
Douglas fue un hombre muy mal entendido y atacado en Chile. Hoy, ya con perspectiva, no podemos sino valorar este enorme esfuerzo desinteresado que hizo para cuidar lo que nosotros mismos no hemos sido capaces de hacer. Enorme pérdida y ojala sigan muchos chilenos y extranjeros su ejemplo. A cuidar lo más valioso que tenemos: nuestros recursos naturales. Adiós Doug, gracias por todo lo que nos enseñaste.