VOLCÁN SAN JOSÉ EN BIKE

0
1525

El Bigmouintain bike es una disciplina relativamente nueva. Consiste en subir grandes montañas en bike para luego disfrutar del descenso.

Claro que no todas las montañas permiten un descenso tan fluido. Algunas como el Plomo, Leonera – Pintor, ya clásicas para esta disciplina, poseen senderos bien marcados y salvo sectores de acarreos empinados, grandes piedras o pasadas de roca, existen tramos que permiten alguna fluidez en el descenso en bike dependiendo obviamente de las cualidades del rider.

En el caso del Volcán San José, salvo el tramo bajo Las lajas (3.700 m) – Plantat – Valle de la Engorda (2.500 m), los sectores altos poseen un terreno básicamente espantoso donde ya caminar se hace muy dificultoso y bajar en bike es prácticamente imposible.

Quizás bajando de la cumbre, pero en nuestro caso las condiciones del viento lo impidieron.

Fotografía tomada desde el avión en enero 2011. Hace exactamente 9 años. Nótese lo nevado de la montaña (izquierda Marmolejo derecha Volcán San José). Hoy está muchísimo más seco. Nieve solo algo en sectores cumbre (Foto Archivo R. Echeverría)

Por qué

La pregunta que viene de cajón es por qué lo hacemos, considerando además un volcán tan alto, tan poco amigable, tan frío, ventoso…..

Y a veces hasta a uno le cuesta responder esa pregunta. Sobre todo tratándose nada más ni nada menos que del Volcán San José, aquella enorme masa de piedras y hielo (cada vez menos) que cierra el cajón del maipo por el sur oriente y limita con Argentina.

Sin embargo cuando mi cuñado Claudio Luchesse me invitó (volviendo del Kilimanjaro en ene 19, un volcán completamente distinto a éste en todo sentido si bien de altitud similar), la verdad es que ni dude. Como que mi respuesta fue automática…démosle!!! 

Mucho por remontar. Luchesse y Echeverría camino al campamento 1 (4300 metros). (Crédito; Diego Fontecilla)

Ahora cuando me propuso meses después que hicieramos ambos Volcán San José (5.860 m) y el Marmolejo (6.100 m) en verdad le dije así como sin pensarlo….ni cagando!!

Si usted ya se ha aventurado por esos lares seguro me entenderá.

El Desafío

Nuestra idea, tal como ya lo hizo Luchesse en el Volcán Ojos del Salado y El Plomo, era “partir desde abajo”. O sea idealmente desde Santiago de Chile. Lo que se cumplió en su caso pues la aventura comenzó en Las Vizcachas (700 m) y en mi caso desde mi chalet en San Gabriel (1280 m).

El atleta italiano Claudio Luchesse. Conquistó el Ojos del Salado y el Plomo en bike. Ahora se aventura en el volcán San José. (Crédito; Diego Fontecilla)

Logísticamente debimos recurrir a porters para completar esta aventura, pues cargar con mochilas de 25 kilos con comida para 1 semana y bicicletas de 11 (Claudio) y 14 kilos la mía, como que no nos pareció un sacrificio muy útil.

Obviamente el desafío era remontar los 5.100 metros de desnivel hasta el cráter del volcán andando o cargando la bike si fuese necesario (lo fue).

La Aventura

Siempre es bueno buscar una excusa para ir a la montaña, ya seas montañista, biker, escalador, trekkero, runner….no importa. La montaña nos llama y debemos ir. Sin importar el formato, la cosa es arreglárselas para sufrir (mucho o poco pero se debe sufrir), pues si no se sufre no hay épica y la cosa se pone fome. Este último razonamiento responde a mi sesgo de montañista, porque a los montañistas nos gusta hacer cosas difíciles o hacer las cosas difíciles (que no es lo mismo)  y porque de alguna manera la gente allá abajo debe pensar que estas haciendo algo de verdad duro y que vale la pena para justificar tantos días fuera de casa (y cochino, comiendo mal, pasando frío….).

Esto también responde un poco la pregunta de más arriba del por qué.

Ahora entre nos, no todo es sufrimiento, porque somos locos pero no tontos. De que se pasa bien se pasa bien. Lo que sucede es que por momentos entre tanto sufrimiento uno se olvida que en el fondo se está gozando…

Logísticamente planeamos el ascenso en 7 días, considerando (a pesar que más arriba dije lo contrario) que eventualmente podríamos subir ambos San José y Marmolejo. Con subidas escalonadas, considerando el desgaste de venir con la bike desde muy abajo.

Hoy la nieve en las zonas altas es casi inexistente (foto archivo R. Echeverría enero 2011).
Topo de la parte final. Ruta normal Volcán San José.

Itinerario que obviamente no se cumplió ni por las pailas, porque el ascenso gradual nos tomó más días de lo planificado y porque finalmente ni siquiera intentamos subir el Marmolejo.

Los campamentos fueron cambiados por la ausencia de agua y nieve y porque el terreno fue muchísimo más complejo de lo que había pensado.  De hecho cuando me hablaban de acarreos del terror nunca pensé que fuera tan pero tan cierto. Además el hecho que el cerro está tremendamente seco y sin planchones de nieve, lo hace peor aún.

El Equipo

Bien heterogéneo, con dos bikers, dos porters, una montañista de regreso a los cerros y un documentalista con más ganas que experiencia en montañas de altura.

Bien variado pero también mucho más entretenido. Debido al ascenso gradual no presentamos ninguno (ni los no aclimatados como Luchesse ni los que retomaban el cerro después de años) síntomas de puna salvo obviamente el día de cumbre.

El team a 3700 metros, Campamento Las Lajas. (Crédito; Diego Fontecilla)

El Ascenso – Itinerario

Día 1: Las Vizcachas (700 m) – San Gabriel (1.280 m). 45 kilómetros y 600 metros desnivel absoluto (Sólo Luchesse).

Día 2: San Gabriel – Refugio Plantat (3.180 m). Primer tramo 27 kilómetros de camino vehicular y 1.100 m. de desnivel absoluto sólo hasta el cabrerío (Puente Colina). De ahí a Plantat ni idea pero son sus buenos kilómetros más 700 m. desnivel absoluto adicional (Ambos juntos de aquí para arriba).

Día 3: Plantat – Las Lajas (3.700 m). Sin agua en este campamento.

Día 4: Las Lajas – Camp 1 (4.300 m).

Día 5: Camp 1 – Camp Alto (4.800 m)
Este día fue complejo pues tuvimos que devolvernos ya que la ruta con hielo impedía subir en bike. Cruzar una quebrada de hielo y piedras grandes como laberinto haciendo algo de contorsionismo con las bike y para finalizar el día un acarreo del terror desde 4.600 a 4.800 metros. De los peores terrenos sueltos y empinados que recuerde. Y con la bike al hombro un verdadero y absoluto calvario.

Día 6: Camp Alto – Cumbre (5.860 m) – Camp Alto. Ese día los porters (que iban liviano) arribaron a la cumbre temprano y gozaron de excelentes condiciones. Sin embargo tipo 11 a.m. ya en la subida final apareció un viento terrible y para más remate en contra que nos frenó mucho y finalmente con gran esfuerzo arribamos al cráter con vientos sobre los 65 kph. y ráfagas de 80 o más. Las bicicletas flameaban como banderas y el avance hacia el punto de la cumbre chilena con ellas era prácticamente imposible.

Terreno suelto y empinado camino al campamento alto. (Crédito; Rodrigo Echeverría)

Diego con equipo precario y mucha dedicación documentó hasta los 5.500 metros (pasado el cruce del glaciar o lo que queda de el), y a pesar de los vómitos voló hasta el dron.

Nosotros tras 9 lentas y penosas horas de subida, exhaustos por la altura pero mayormente por ese viento horrible, con muchísima fatiga ni siquiera pudimos tomar una foto de cumbre (solo algunas tomas Gopro). Lograron darle a ese día un tinte un poco amargo a pesar que sentíamos que habíamos hecho la pega.

Tampoco pudimos (al menos yo) gozar el descenso en bike por el mismo fucking viento. Salvo en algunos tramos pasado el glaciar.

Luchesse perdió completamente los frenos de su bike, seguramente debido a la altura. Sólo los recuperaría al día siguiente bajo los 3.700 metros.

El descenso al campo alto fue con mucho cansancio. A pesar que ya raspábamos la olla con la comida, tuvimos que quedarnos allí una noche más y privarnos de esas raciones extra que teníamos en Plantat (que a esa altura era como llegar al Caribe).

Fatigoso día de cumbre en el Volcán San José en Bike. La vista valle abajo… el cajón del maipo y sus bellas montañas. (Crédito; Diego Fontecilla)

Día 7: Campo Alto – Plantat – San Gabriel. Día muy largo y fatigoso, ya sin comida. Sólo esperando arribar a San Gabriel para celebrar con asado (y eso que había dos vegetarianos en el grupo).

Eso si pudimos descender buenos tramos en bike hasta el valle de la engorda (Claudio con dificultad aun con sus frenos), lo que nos hizo más entretenida y menos tediosa la bajada. Eso si debía parar a ratos para respirar (el descenso puede ser muy anaeróbico a esa altura).

El tramo del camino vehicular Puente Colina San Gabriel bajamos raudos en la bike, disfrutando esta vez del viento tibio y llenando los pulmones de aire. Finalmente llegamos con las últimas luces del día a disfrutar de una cerveza bien helada en el hogar dulce hogar (en el amplio sentido de la palabra).

Día 8: San Gabriel – Santiago (Vitacura). Claudio Luchesse no encontró nada mejor que continuar el descenso a la casa de sus suegros en bike. Aproximadamente 70 kilómetros (3 horas de pedaleo).

De regreso cansados pero contentos. En Refugio Plantat, un oasis antes de enfrentar las morrenas del volcán. (Crédito; Diego Fontecilla)

Fechas desde viernes 10 al viernes 17 ene 2020

Integrantes:
Claudio Luchesse – Italia (Atleta)
Rodrigo Echeverría – Chile (Atleta)
Pablo Dawson – Chile (Porter)
Fabian Fadic – Chile (Porter)
Ana Luisa Madinagoitia – Chile
Diego Fontecilla – Chile (y el resto del mundo) (Documentación)

Solo espero poder mostrar pronto el #documental de la Expedición y que no se demore tanto como yo para escribir esta nota.

Tips:

  • Documentarse muy bien si existe agua o nieve en los campamentos. En verano sobre todo.
  • Usar gps con los waypoints y/o buen rute finding ya que la huella se pierde a menudo.
  • Llevar muchos parches para los pies si no están domados sus zapatos.
  • Prepararse para condiciones de viento y frío (y altura obviamente).
  • Mucha pero mucha motivación.

Abrazos de cumbre
Rodrigo Echeverría B.