DESCENSO EN LA DORMIDA

0
926

Creo que Chile es un paraíso para la práctica de deportes outdoors. La montaña es parte de nuestra geografía donde quiera que estemos. De hecho, a pocos kilómetros de Santiago podemos ascender a las alturas de la cordillera de Los Andes, o también podemos aventurarnos en la cordillera de la costa, para excursiones, ascensos, escalada, y también descenso….en bicicleta.

Justamente en el límite de las regiones metropolitana y quinta costa, pasando por Til Til y tomando la Cuesta La Dormida, existe un maravilloso enclave desde donde se puede apreciar todo el valle central, la larga cordillera de Los Andes y las montañas de la costa como el Cerro El Roble y La Campana.

Provistos de nuestras máquinas de Descenso o Down Hill, llegamos este helado día de inviernos para calentar nuestras almas en las laderas de maicillo, rocas y cactus de la quinta región.

Con un paisaje privilegiado, un aire puro y un grip perfecto, bajamos desde el filo que parte de lo alto de la cuesta (camino que sigue hasta Caleu) en dirección hacia la Quebrada Alvarado. Unos 300 metros de desnivel entre profundas zanjas horadadas por la lluvia, pendientes de maicillo resbaladizas, cactus y rocas, todo para disfrutar y tratar de no caerse. Los últimos 270 metros ya nos internamos en un sendero de arriero por entre medio de un tupido bosque nativo.

Nada como cambiar de aire y olvidarse de la pega un fin de semana de invierno.

Un abrazo;

Rodrigo Echeverría B.