BIKE NOCTURNO

0
713

El verano no sólo trae temperaturas más agradables, vacaciones, niñas desarropadas en la calle, chelas y happy hours, sino que para quienes somos amantes del “Outdoors”, una de las principales ventajas son los días más largos.

Obvio, esto nos permite realizar paseos, excursiones, ascensos… con más de 14 horas de luz día, y poder disfrutar una jornada de aventura a concho.

Aun así, pasa mucho a quienes nos toca “vacacionar” trabajando, que tratamos de arrancarnos antes de la pega para aprovechar de montarnos en nuestra bicicleta de montaña para dar, por ejemplo, un hermoso paseo por la pre cordilllera o recorrer una ruta de descenso (down hill). Pero es común que no logres liberarte fácilmente de las ataduras y responsabilidades del trabajo, o te agarras un taco de aquellos, y aunque terminas corriendo al final pasa que se nos queda corta la tarde.

¡¡Pero esto ya es historia!!

Gracias a la mejora de la tecnología de las luces LED y el desarrollo de baterías más potentes, duraderas y livianas, tenemos un nuevo juguete que nos permite extender por fin esas angustiantes horas de la tarde, y pasar de largo, evitando que la noche nos pille a media subida o a media bajada.

Más aun, podemos incluso planificar verdaderas aventuras nocturnas y hacer derechamente de la noche día!!

Entonces, ahora en vez de andar corriendo a la hora del taco para llegar a destino,  podremos partir nuestra excursión cuando ya baja el ritmo de la capital, tipo las 9 ó 10 pm, y terminarla a las 12 ó 1 am, si es necesario.

La duración extendida de estas maravillas por más de 2 horas, con una capacidad lumínica notable, nos permiten disfrutar de la montaña a cualquier hora, ya seamos pájaros nocturnos o madrugadores empedernidos.

Ya no tendremos límites para planificar nuestras aventuras cualquier día de la semana y cualquier época del año, temprano por la mañana o después del trabajo, preocupándonos solo del frío o de la lluvia.

Y como niño con juguete nuevo, ya he recorrido junto a mis partners diversos parajes típicos de los riders santiaguinos, y experimentar una nueva forma de hacer MTB, sin calor, y gozando de la “oscuridad iluminada” y paz nocturna. Y por si fuera poco, contemplar a ratos no sólo los conejitos que cruzan desesperados, los búhos o arañas pollito a medio sendero, sino también las luces y el latido de la Capital.

Tampoco es necesario tomar riesgos adicionales, sólo las medidas básicas de prevención: celular a la mano (cargado),  linterna frontal de montaña como back up, asegurarse de tener la linterna full cargada… y muy importante: “nunca andar sólo”. De día, las rutas suelen ser compartidas por muchos riders, no así de noche. Cualquier imprevisto, por pequeño que sea, puede terminar mal si no contamos con asistencia. Desde un pinchazo hasta una caída fea. Por último, no aventurarse en terrenos desconocidos ni ponerse creativo, eso sólo quedará para el día.

Esto más nuestro equipo habitual y nuestras bicicletas a punto, salimos felices para disfrutar de una nueva experiencia nocturna.

Comparto con ustedes fotos de la bajada del “Parvazo” (increíble experiencia), Huinganal (con escopetazo incluido) y Sector Cerro Manquehue. Rutas clásicas del sector oriente de nuestra capital.

Un abrazo nos vemos en la montaña. (Y si no nos vemos, encendemos la luz no más). Jaja Saludos.

Rodrigo Echeverría B.
Director MAKALU CONSULTORES